A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Obesidad:
 
Acumulación excesiva de grasa corporal, acompañada por un peso excesivo. Esta enfermedad es cada vez más frecuente, y se produce por la ingesta desproporcionada de calorías, en personas que no tienen una actividad física que justifique este consumo.
 
Oligomenorrea:
 
Menstruación producida con intervalos prolongados. Suelen ser la expresión de anormalidades en la función ovárica.
 
Oliguria:
 
Eliminación de orina en volúmenes inferiores a los 500 mililitros por día. Se produce por deshidratación, estados de shock (ver), infecciones severas, insuficiencia renal, etc.
 
Onicólisis:
 
Destrucción de la uña debida a infecciones micóticas, bacterianas o procesos tóxicos.
 
Ooforitis:
 
Inflamación de uno o ambos ovarios. Puede asociarse o no a la infección de la trompa de Falopio (salpingitis). La causa más frecuente es la infección por bacterias a través del acto sexual.
 
Orquitis:
 
Inflamación de uno o ambos testículos. Frecuentemente se produce como complicación de una infección del tracto urinario o sexual. La infección por el virus de la paperas también es capaz de producir orquitis. Las personas suelen tener dolor, hinchazón y coloración rojiza del escroto.
 
Orzuelo:
 
Nódulo de escasos milímetros localizado en el borde libre del párpado y que corresponde a la inflamación de una de las glándulas del mismo.
 
Osteoartritis:
 
Término general que se emplea para referirse al proceso degenerativo del cartílago articular, manifestado por dolor a la movilización, derrame articular, etc. También se lo denomina artrosis (ver).
 
Osteofito:
 
Formación ósea anormal, muy frecuente que se produce en la proximidad de las articulaciones vertebrales, aunque pueden tener otras localizaciones.
 
Osteoma:
 
Tumor benigno derivado del tejido óseo. No produce metástasis y su expresión clínica consiste en dolor y deformidad ósea.
 
Osteomielitis:
 
Infección crónica del hueso. Puede afectar cualquier hueso de la anatomía y producirse por una puerta de entrada local (fractura expuesta, infección de partes blandas), o por bacterias que circulan a través de la sangre (brucelosis, tuberculosis, etc.).
 
Osteoporosis:
 
Enfermedad ósea caracterizada por la disminución de la formación de matriz ósea que predispone a la persona a sufrir fracturas ante traumatismos mínimos o incluso en ausencia de ellos.
 
Osteosarcoma:
 
Tumor maligno derivado del tejido óseo. Es más frecuente en las personas que se encuentran en etapa de crecimiento como los niños y adolescentes. Pueden producir metástasis (ver) a distancia.
 
Otalgia:
 
Dolor localizado en el oído. Puede estar producido por alteraciones en las estructuras del mismo (otitis, traumatismos, cuerpo extraño), o en estructuras circundantes al mismo que producen dolor referido.
 
Otitis:
 
Infección del oído. Puede localizarse en el oído externo, en el oído medio o en el interno. Sus síntomas son fiebre, dolor, secreción purulenta por el conducto auditivo, disminución de la agudeza auditiva, vértigo, etc.
 
Otorrea:
 
Secreción producida a través del conducto auditivo externo. Dependiendo de sus características (sangre, pus, líquido cefalorraquídeo), puede evocar la presencia de distintas enfermedades : otitis, fractura de cráneo, etc.